Jubilado quiso resistirse al robo con gas pimienta y lo asesinaron

Lunes, 16 Abril 2018 09:52

El desgarrador episodio se produjo el sábado pasado, alrededor de las 20 horas, en la localidad de Caseros, a unas cuadras del límite con la de Villa Bosch.

Foto: Mario Sayes Foto: Mario Sayes

Diariamente se conocen sucesos delictivos que hacen afirmar que la inseguridad no cesa en el partido de Tres de Febrero. Sin embargo, cuando hay un asesinato de por medio, la indignación se magnifica aún más. El sábado pasado, alrededor de las 20 horas, un vecino quiso resistirse a un asalto y, acto seguido, los delincuentes lo mataron. El hecho ocurrió sobre la calle Manuel Quintana, entre Fray Mamerto Esquiú y Dante, en la localidade de Caseros, a unas cuadras del límite con la de Villa Bosch.

 

Según se conoció a través de fuentes oficiales, el hombre, identificado como Víctor Rolando Balledor de 73 años,  arribó con su vehículo, un Volkswagen Suran, a su vivienda. Por lo notificado por Crónica, habría llegado junto a su perro, a quien se lo dio a un vecino para que se lo paseara unos minutos por la cuadra. Mientras tanto, él entraba el auto al garaje, pero fue sorprendido por un grupo de malvivientes, que se encontraba integrado por al menos cuatro individuos.

 

En ese momento, el jubilado se resistió y, aparentemente, habría sacado un frasco de gas pimienta. Los ladrones le dispararon con un arma de fuego en la región torácica, que le provocó la muerte de manera instantánea. "No sabemos si la víctima llegó a utilizar el gas pimienta, pero en su mano derecha tenía el envase de ese producto con el que habría intentado defenderse del asalto”, sostuvo un jefe encargado de la pesquisa. Los malvivientes huyeron de la locación sin concretar el robo, mientras la esposa de Balledor llamó al 911.

 

Más tarde, acudieron efectivos de la Comisaría 9na de Tres de Febrero y de la Policía Científica, quienes certificaron que el sujeto estaba muerto. A raíz de esto, se realizaron los peritajes correspondientes en la escena en busca de rastros o huellas de los agresores. Además, se efectuó un relevamiento en busca de cámaras de seguridad que permitan establecer la ruta de escape. "Sentía la sirena de la Policía pero no me percataba por qué motivo era”, aseguró un habitante, quien contó que las cámaras de la zona “son pagadas por los vecinos” y que no las colocó el municipio.

Leído 2234 veces
VTEM Banners
VTEM Banners
Tu Noticia
La nueva Dante
Frigorifico
ism
Antiguedades